Entradas

Mostrando las entradas de febrero, 2008

La exhuberancia de la palabra

Imagen
Prosa del transiberiano y de la pequeña Jehanne de Francia de Blaise Cendrars Apunte del mundo entero al corazón del mundo

«No obstante yo era un poeta muy malo no sabía llegar al fondo de las cosas».
¿Qué es el lenguaje sino una poética del infinito?
Cendrars inicia su viaje en un ritmo que vuela lejos, a la otra orilla, a lo intempestivo. La Prosa del transiberiano no es aislamiento sintáctico, ni representación de una idea. Es la construcción del cuerpo en el lenguaje. La reacción concatena lo discontinuo. Signo que no piensa, signo que el poeta perfora en la significancia de la palabra que organiza el discurso.
Poesía como multiplicidad. Poesía como ética. El movimiento del tren en el que todos viajan, impide que el pensamiento duerma. Blaise se deslumbra ante la presencia de Jehanne, y en ella el ritmo configura al sujeto. La subjetivización: «Como mi vida no me abriga más que esa manta escocesa y toda Europa entrevista por el parabrisas de un expreso a toda máquina». Hay músicos…